La canasta salvadora

La canasta salvadora

Sintió una alegría inmensa cuando se dio cuenta que estaba embarazada, pero a la vez que pasaban los días y los meses estaba preocupada, pensaba ¿Y si es un niño, que hago? Su pueblo estaba pasando por momentos complicados, el malvado rey había promulgado un decreto y tenían que cumplirlo. El edicto decía que darían muerte a todos los varones que nacían y dejarían con vida a las niñas, por eso los soldados daban vueltas por el pueblo mirando si nacían niñas o niños.

Llego el día señalado, en la casa de Amram todo es felicidad, su esposa Jocabed, dio a luz un hermoso varoncito, los hermanitos miran asombrados a ese bebe, es muy bello, lo tienen que esconder, así que entre padres y hermanos se pusieron de acuerdo que lo cuidarían, de la puerta para afuera nadie se tenia que enterar que allí había un bebe.

El niño seguía creciendo, ya iba a tener tres meses, imposible seguir ocultándolo, en cualquier momento pasaban los soldados del rey y sentirían su llanto. Algo tengo que hacer dijo esta mama, un pensamiento comenzó a dar vueltas en su cabeza. ¡Si eso voy a hacer! Llamo a sus hijos y les dijo que cuidaran muy bien del bebe, ella iba a salir. La vemos caminando presurosa va hacia la laguna y recoge enea (una clase de juncos esbeltos) llena sus brazos de ellos, regresa a su casa y comienza a tejer una “canasta”, tapa sus rendijas con brea y pasta de resina, cuando ya la termina coloca al niño adentro y con su hija María se dirigen al río Nilo, allí en la orilla entre los juncos coloca “la canasta” y le dice a la niña que la cuide de lejos.

Quiso la Providencia, que la princesa (la hija del malvado rey) vaya con sus sirvientas a bañarse al río. Al poco tiempo siente el llanto de un bebe y ve entre los juncos “una canasta”, cuando la abre unas mejillas sonrosadas y unos grandes ojos la miran ¡Oh es un niño israelita, que hermoso es! va a ser mío.

La hermanita del bebe se acerco y le dijo que ella conocía una nodriza que lo podía cuidar, así fue que Moisés fue a parar a las propias manos de su madre.
Faraón intento con toda crueldad la destrucción de Israel, pero su propia hija se compadeció de ese bebe.Dios preservo la vida de Moisés porque tenia un plan para su pueblo, ese bebe iba a ser libertador, profeta, legislador, mediador.

Cuando el enemigo se levante contra ti, Dios ya tendrá preparada “una canasta salvadora” y más aun, a veces escogerá de los propios enemigos para darte la salida.

No desmayes que cuando venga el enemigo como río. EL SEÑOR LEVANTARA BANDERA.

Autora: Mary Romero

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Ahora puedes comentar con tu cuenta de Facebook:

Deja tu Comentario sobre lo que te parecio esta publicación: